CATAVINOS DE PLATA BECERRIL DE CAMPOS 19x19x6 cms.

Antigüedades - Varios / Plata
Referencia: Z6226

Catavinos del cabildo de Becerril de Campos, 1806.
Con leyenda en la base (“Catavino del Ilustrísimo Cabildo de Becerril de Campos con Real Privilegio año de 1806”).
Publicado en: Fernández, Alejandro et alt. Enciclopedia de plata Española y Virreinal Americana, Torreangulo Arte Gráfico, Madrid, 1985. Pág. 485. / Redondo Aguayo, Anselmo. Monografía histórica de la villa de Becerril de Campos y noticia biográfica de sus hijos más ilustres. Boletín de la Institución Tello Tellez de Meneses, 9, 1952. Pág. 149.
Vaso liso con leyenda en el borde exterior unido a un cuenco con asiento convexo decorado a base de gallones en relieve, óvalos y cruces grabadas y líneas de cuentas dispuestos en torno a un círculo central que se ha dejado liso. Por su forma, está más cerca de los catavinos de tipo bordelés que de los de tipo borgoñón (los más comunes), y su forma parece haber sido característica en Castilla en el siglo XVII; no cambió desde entonces, manteniendo su uso y su fabricación.
Según expertos, a este tipo de piezas se los denominó “tazas” hasta el siglo XIX, y no estamos totalmente seguros de que su uso fuera utilitario, inclinándose ciertos estudios por una función principalmente decorativa. Este sería el motivo por el que, pese a ser una pieza realizada en un centro de fabricación secundario como es esa municipalidad de Palencia, presenta decoración por toda su superficie, además de la leyenda escrita.
Los motivos de gallones, al igual que las formas ovaladas, son decoraciones geométricas muy empleadas en este tipo de piezas, sobre todo, desde el Renacimiento y por la inspiración de este estilo artístico en la Antigüedad romana. En el siglo XIX esta inspiración en el clasicismo volvió al arte, de mano del Neoclasicismo. Pese a la simplicidad de los elementos, se aprecia un claro intento por parte del artista de organizarlos de manera armónica para dar belleza a la pieza. Tanto el material como el exceso decorativo (para proceder de un centro local) apoyan la teoría, ya mencionada, de que el catavinos tendría más un uso de representación que de uso normal, siendo empleado en determinadas celebraciones o actos en los que el cabildo tuviera un papel destacado.
En el estudio de Anselmo Redondo se menciona este catavino. Es muy raro conservar ejemplos de platería civil, pues sus dueños solían vender objetos con la intención de comprar otros nuevos, o bien mejores o bien realizados en otro estilo artístico más moderno, o por necesidades económicas. Así, lo más común es encontrarnos con platería religiosa, la cual es igual que la civil o variando sólo en sus elementos decorativos. Además, solían entregarse piezas civiles a iglesias, conventos, etc. como donaciones de particulares. Conviene, sin embargo, destacar lo extraordinario de este catavinos: primero, por su material; segundo, por su tipología; tercero, porque su inscripción hace fácil situar su origen y su fecha. Se encuentran catavinos de similares características al presente en la Fundación Lázaro Galdiano de Madrid.

· Medidas: 19x19x6 cms.

Acceda a su cuenta para consultar su precio


Para consultar los precios solicite su registro aquí.

Si ya está registrado acceda a su cuenta aquí.


Artículos relacionados