ESCULTURA SANTIAGO MATAMOROS S.XVII

Antigüedades - Escultura
Referencia: Z5263

Relieve en madera tallada, Santiago Matamoros. Siglo XVII.
Una figura masculina alza su mano derecha mientras controla el caballo sobre el que está montado. A los pies del equino, varios hombres aparecen tumbados, arrodillados… exhibiendo gestos de dolor.
El jinete es Santiago, identificado por su sombrero de peregrino y por las conchas que adornan esta prenda y la capa que lleva. Santiago de Zebedeo, también llamado Santiago el Mayor, fue uno de los Apóstoles de Jesús y se le reconoce por los atuendos de peregrino y por las conchas de vieira en relación con su tumba en Compostela. Iconográficamente, una de las maneras en las que puede presentarse es la conocida como “Santiago Matamoros” o “en la Batalla de Clavijo”: el Apóstol se habría aparecido al Rey Ramiro I en sueños, aconsejándole que emprendiera la contienda contra los musulmanes en Clavijo (La Rioja), supuesto enfrentamiento que habría tenido lugar en el 844 y que justificó el llamado Voto de Santiago. Pese a que parece ser que esta batalla se incluiría en las crónicas a partir de Rodrigo Jiménez de Rada hacia 1243 y no fue real, dio lugar a una de las más conocidas representaciones de este Mártir (falleció decapitado por orden del Rey de Judea Herodes Agripa I en Jerusalén y sus discípulos trajeron su cuerpo a España).
Las figuras situadas a los pies del santo son musulmanes vencidos, identificados por sus turbantes, su aspecto físico y el cuarto de luna creciente que orna el escudo que uno porta. Pese a que el santo no habría intervenido realmente en la lucha, siempre se le ha representado tomando parte en ella como jinete victorioso, con la espada en alto y luchando. Su popularidad aumenta de forma notable desde la segunda mitad del siglo XV, al emplearse como emblema de la lucha (y victoria) del catolicismo contra todos sus enemigos: turcos, herejes, etc.
La presente obra formaba parte de un retablo dedicado al Apóstol, de ahí que la trasera no se haya tallado. Es preciso destacar la calidad de la talla y el movimiento que presentan las figuras principales, como corresponde a la época en que realizó la obra. La cola de milano que une las dos tablas que componen el relieve son una muestra de la tradición carpintera de los escultores del Barroco y no suele presentarse a la vista, al estar oculto por la policromía.

· Medidas: 60x20x94 cms.

Acceda a su cuenta para consultar su precio


Para consultar los precios solicite su registro aquí.

Si ya está registrado acceda a su cuenta aquí.


Artículos relacionados