OLEO S/TABLA "CRUCIFIXION" S. XVI

Antigüedades - Pintura
Referencia: Z6173

Escuela hispano flamenca del siglo XVI.
“Crucifixión con la Virgen, san Juan y María Magdalena”.
Óleo sobre tabla.

En esta pintura se aborda el tema de la crucifixión de Cristo desde un punto de vista narrativo, sumando a las figuras habituales de la Déesis (María y Juan el Evangelista) el personaje de María Magdalena, que aparece abrazando la cruz. De este modo se rompe la simetría de la composición, aunque de forma compensada, dentro de un gusto anticlásico propio del manierismo italiano. La composición presenta a todas las figuras en primer plano sobre un fondo de paisaje que se desarrolla en profundidad, de horizonte alto. El cielo clarea en su parte inferior, pero se oscurece, dramático, en la parte superior, sirviendo como telón de fondo para la figura de Cristo muerto. Las figuras aparecen perfectamente individualizadas en sus actitudes. Así, María aparece transida por el dolor, con las manos cruzadas sobre el pecho, sufriente pero no desmayada. En cambio, Juan presenta una posición dinámica, de expresividad más evidente, tanto por su rostro como por sus manos, tensas y estiradas, una de ellas alzada hacia Cristo. María Magdalena es quizá la figura más naturalista, más alejada de las convenciones iconográficas, y aparece doliente, abrazando la cruz y las piernas de Cristo.
Dentro del gótico español, la escuela hispano flamenca se caracterizó por la gran influencia de los primitivos flamencos, que pervivió en España hasta bien entrado el siglo XVI, debido en gran parte a los lazos políticos y culturales entre ambos países. La pintura flamenca era, en el siglo XV, la más avanzada de Europa, e influyó en todas las escuelas nacionales, incluyendo a la italiana. Se consideraba un arte de enorme refinamiento, con obras realizadas y tratadas como joyas. Los rasgos de la escuela hispano flamenca son cercanos a los de la pintura flamenca, empezando por la máxima preocupación de los pintores de Flandes, la búsqueda de la realidad por encima de todo. En relación con este anhelo, se presta una enorme atención a las calidades de los objetos, así como a los más mínimos detalles, dotados además frecuentemente de una carga simbólica. La iconografía sigue siendo principalmente religiosa, y en las escenas predominará un dibujo correcto y preciso, muy minucioso. Del mismo modo, tratan de plasmar una iluminación lo más verídica posible, ya sea artificial o natural, siempre modelando las carnaciones y produciendo claroscuros en mayor o menor grado.
Durante el siglo XVI, este sólido sustrato propiamente flamenco recibe la influencia del renacimiento italiano, ya completamente formado y conocido en toda Europa. La técnica sigue siendo la típica flamenca, óleo sobre tabla, con pincelada corta y factura lisa y apretada, pero sin embargo las figuras adquieren una mayor monumentalidad, una mayor presencia.

· Medidas: 23,5x28,5 cms.

Artículo vendido


Para consultar los precios solicite su registro aquí.

Si ya está registrado acceda a su cuenta aquí.


Artículos relacionados