CRISTO DE COBRE LIMOGES S XIII

Antigüedades - Escultura
Referencia: Z6619

Cristo Crucificado. Cobre con restos de sobredorado. Limoges, Francia, hacia principios del siglo XIII.
Cristo coronado con los brazos abiertos y perizonium o paño de pureza largo anudado a un lateral. Los agujeros que presenta en las manos y el de los pies y el hecho de que esté hueco por la parte posterior muestran que formaba parte de una obra. Se trata de un crucificado de tres clavos, tipología habitual en la Edad Media y, sobre todo, a partir del Gótico.
Estilísticamente, resulta clara la pertenencia de esta obra a los esmaltes de Limoges del siglo XIII, y formaría parte de una placa o se habría sujeto a una cruz o a una arqueta, todos elementos decorados con la técnica habitual, esmalte champlevé, en los tonos habituales (azul, amarillo, verde…). La figura se habría dorado completamente, y la inclinación de la cabeza, las líneas que marcan la anatomía de Jesús, la cara y la forma de brazos y pies, entre otros detalles como el tipo iconográfico de Cristo ya fallecido, la relacionan con el final del Románico y el inicio de la influencia del Gótico.
Compárese este ejemplo con el Crucificado de la placa del Art Institute de Chicago (inventario 1943.79) de hacia 1200-1210, uno en el Metropolitan Museum de Nueva York (25.120.441) con el paño de pureza esmaltado en el característico tono azul del centro productor, dos en el British Museum de Londres (números 1925,0609.1 y 1882,1101.7) o el de la Cruz del Museo del Louvre (OA 9956), el cual resulta muy similar al presente y al de la Cruz de Ukna del Nationalmuseum de Estocolmo, éste como único ejemplo conservado de estas pequeñas esculturas que aún conserva la cruz procesional a la que algunos irían sujetos según los estudios realizados. Estas similitudes han resultado ser habituales gracias a la comparación entre los ejemplos que nos han llegado, y que fueron uno de los detalles principales que contribuyeron a hacer de Limoges el principal centro creador de esmaltes de su época porque el emplear prototipos similares hacían las piezas algo más accesibles para el mercado. Limoges, tras heredar las técnicas del Monasterio de Silos (España), realizó un grandísimo número de distintas obras con esas formas, tan valoradas que se exportaron por toda Europa en tal cantidad que hoy en día nos han llegado unos cuantos ejemplos de gran importancia en forma de arquetas, píxides, cruces, tapas de encuadernaciones, etc.

· Medidas: 20x17x2,5 cms.

Artículo vendido


Para consultar los precios solicite su registro aquí.

Si ya está registrado acceda a su cuenta aquí.


Artículos relacionados