MORTERO BRONCE FARMACIA CON INSCRIPCION "MARIA I JOSEF ANO DE 1823 IHS"

Antigüedades - Varios / Morteros
Referencia: ZA5728

Mortero de farmacia. Posiblemente, España; 1823.
Bronce.
Mortero de bronce con boca exvasada, cuerpo troncocónico con ligera inversión y base realzada por áreas planas flanqueadas por sencillas molduras lisas. Éstas dan paso a una franja ancha en que se concentra la decoración, realzada y enmarcada por otras dos molturas bajo la franja que ocupa la inscripción (“IHS Maria I Josef Ano de 1823”), la cual aparece con otros elementos decorativos. La decoración de la franja ancha mencionada consta de una serie de balaustres realzados con molduras lisas, alternándose con elementos triangulares situados en los extremos de la misma (bajo aquellas molduras que enmarcan la franja). Estos mismos elementos geométricos se presentan en la franja de la inscripción.
Por una parte, los morteros de farmacia no suelen contar con inscripción que los feche y aporte algunos detalles acerca de su procedencia o relación. Los nombres hacen alusión a la Virgen María y a San José, mientras que el “IHS” es el monograma de Cristo (extendido por San Bernardo, empleado por San Vicente Ferrer y San Bernardino de Siena, adoptado por San Ignacio de Loyola y emblema por ello de la Compañía de Jesús, etc.); así, se podría decir que se presenta a la Sagrada Familia. Por esto, la leyenda hace pensar en un entorno religioso, dado que se encuentran textos parecidos en otros objetos de metal de esta procedencia (campana de la Colección Quintana de la Fundación Joaquín Díaz, la campana del viejo Hospital de San Carlos de San Fernando de Cádiz realizada en 1796, campana de la Catedral de San Antolín de Palencia de 1810, etc.).
Esos balaustres en relieve reflejan una clara influencia de modelos barrocos (heredera, a su vez, de las costillas medievales), combinada con elementos que responden más al Neoclasicismo (molduras, áreas lisas, etc.). Los elementos geométricos son una particularidad vista en algunas campanas españolas más o menos contemporáneas a la obra.
Pese a que también se empleaban en cocina, los elementos decorativos de la presente nos llevan a pensar que, más probablemente, se habría creado para destacar el potencial económico de su dueño, haciendo que nos decantemos a un posible uso en botica. Ejemplos tan destacados como este mortero sólo se conservan en farmacias de gran tradición, como la del Palacio Real de Madrid, y en instituciones relacionadas (Museo de la Farmacia Hispánica de la Universidad Complutense, Madrid)
Peso: 40 kg..

· Medidas: 31,5x31,5x24 cms.

Acceda a su cuenta para consultar su precio


Para consultar los precios solicite su registro aquí.

Si ya está registrado acceda a su cuenta aquí.


Artículos relacionados