ARQUETA ENSALAYADA MADERA HIERRO Y TERCIOPELO S. XVI

Antigüedades - Varios / Objetos
Referencia: ZF0122

Arqueta “ensayalada”. Madera, forrada en terciopelo, herrajes de hierro dorados. Siglo XVI.
Arqueta de base rectangular y paredes lisas con tapa de lados mayores inclinados y parte superior recta (troncopiramidal) realizada en madera tallada. Destaca, sobre todo, por presentar todavía (y en un estado de conservación notable) el terciopelo rojo con que solía forrarse algunos de los principales ejemplos de este tipo de obras, y por mantener unos herrajes elaborados en su decoración y con dorado en numerosas áreas. Los tres herrajes que unen la tapa con la base cuentan con terminaciones en forma vegetal que recuerdan a ejemplos flordelisados; el asa de la parte superior cuenta con un disco en el centro y unos remates agudizados; el escudo de la cerradura recuerda a uno heráldico, rematado con otro elemento vegetal sencillo, y el cerrojo que lo une a la pata cuenta con formas arquitectónicas sencillas; a la derecha, además, hay un gancho para evitar la apertura del cofre accidental al abrir la cerradura. Al interior, diáfano y sin compartimentar, presenta un tapizado en fino textil en un color similar al del terciopelo exterior.
Esta tipología de cofres o arquetas forrados en tela (los ejemplos que cuentan con terciopelo son los de más alta calidad, por ser ésta un textil realizado con seda o lino) es muy común ya en España durante el siglo XV, prolongándose en el siglo XVI, tratándose de elementos característicos de la época de los Reyes Católicos. En cuanto a la presencia de un forro al interior, es debida a la clara intención de conservar en el mejor estado posible los contenidos de tan rico cofre, salvándoles de los posibles daños que los clavos de los herrajes pudieran causar a los valiosos objetos que se guardaban en este tipo de recipientes, motivo por el cual también se situaban dos ganchos flanqueando la cerradura para evitar su apertura accidental una vez se giraba la llave. En cuanto al color, nótese que los tintes más caros eran el rojo y el azul, por lo que estos eran los ejemplares más costosos y valiosos.
Como se ha indicado, no es habitual que el terciopelo tan antiguo conserve todavía su característico pelo, reduciendo el número de obras con que podemos comparar la presente arqueta. Es mucho más pequeña que el baúl de madera de pino forrado en terciopelo de seda, con herrajes de hierro, que conserva el Museo Nacional de Artes Decorativas de Madrid, realizado en Castilla entre el último cuarto del siglo XV y el primero del XVI.

· Medidas: 27x14x16 cms.

Acceda a su cuenta para consultar su precio


Para consultar los precios solicite su registro aquí.

Si ya está registrado acceda a su cuenta aquí.


Artículos relacionados