OLEO S/TABLA REPRESENTANDO CRUCIFIXION S. XV

Antigüedades - Pintura
Referencia: ZF0230

“Crucifixión”. Tabla gótica. Escuela aragonesa, hacia finales del siglo XV.
En el fondo de la presente tabla, resaltando sobre pan de oro, se sitúa una ciudad amurallada, con intentos en algunos puntos de plasmar el espacio correctamente con intentos de perspectiva, situada en un paraje llano con árboles. De la puerta de la muralla surge un camino serpenteante que, atravesando unos campos cultivados, une el fondo con el primer término, realzado sobre una zona de rocas. Es en este espacio en que se sitúan las figuras, distribuidas en dos áreas muy separadas: a la izquierda de Jesús (María en primer término, con otras dos mujeres y San Juan, María Magdalena a los pies de la cruz con un paño blanco) y a la derecha de la cruz (soldado y figura masculina ricamente ataviada). Cristo aparece ya fallecido, con la cabeza inclinada tocada por un nimbo y una prominente Corona de Espinas en tono verde, y abundante sangre surgiendo tanto de los tres clavos con que aparece sujeto como de la herida del costado (la cual cae por la cruz hasta hacer un charco, pese al paño de María Magdalena en que aparecen algunas manchas).
El estilo flamenco comenzó a introducirse en España desde mediados del siglo XV, sin suponer una total ruptura con las formas y estética del gótico internacional, gracias a la llegada de artistas Flamencos y de obras procedentes de esa zona. El estilo hispano-flamenco alcanza su máxima difusión en el último tercio del siglo XV, enlazando con formas renacentistas hacia 1500. La pintura aragonesa de este periodo muestra relaciones muy íntimas con las escuelas valenciana y catalana.
Así, es posible apreciar similitudes entre esta pintura y trabajos de figuras como Joan Reixach (fl. 1431-1482/1495; compárese con la tabla superior del Retablo de Santa Úrsula y las once mil Vírgenes -Museo Nacional de Arte de Cataluña, catálogo 01-5927-CJT-: las figuras situadas a la derecha de Cristo se han situado de manera parecida, el primer término se ha separado del fondo con un saliente rocoso, el camino, etc.). El detalle de María Magdalena con un paño alargado blanco se presenta también en el Retablo de Jacomart (Jaime Baçó Escrivà (Valencia, 1411-1461), también conocido como Jacomart, fue un pintor valenciano del siglo XV de estilo hispanoflamenco) de Catí del Museo de Bellas Artes de Valencia, pintado entre 1460 y 1461, al igual que la ciudad amurallada al fondo con el camino y el saliente de piedra para separar el primer plano. No obstante, es preciso destacar las diferencias existentes entre las obras mencionadas y la presente: figuras de la zona derecha de la tabla, rasgos más sencillos, una cierta desproporción anatómica en las figuras, la presencia de la calavera a los pies de la cruz, detalles en Cristo y en su paño de pureza, etc. Todos estos detalles vinculan la pintura con una mano, seguramente anónima, un tanto alejada de los principales centros creativos y nombres clave de la escuela aragonesa como Bartolomé Bermejo, Martín Bermat, Tomás Giner, Bernardo de Aras, etc.

· Medidas: 127x176 cms.

Acceda a su cuenta para consultar su precio


Para consultar los precios solicite su registro aquí.

Si ya está registrado acceda a su cuenta aquí.


Artículos relacionados