JARRO Y BACIA EN PLATA. MADRID 1768

Antigüedades - Varios / Plata
Referencia: ZF0347

Conjunto de jarro y bacía. Plata. Juan de San fauri, Madrid, 1768.
Con marcas de contraste.
Juego de jarro con bacía realizado en plata en su color. La bacía cuenta con la curva habitual para situarla en el cuello (escotadura), y un perfil por toda la pieza de molduras lisas finas (dibujando roleos en la pieza) siguiendo las curvas y picos que se dibujan en el contorno de la misma y se prolongan hacia el fondo, que queda liso. El jarro cuenta con una base ovalada con ligeras curvas y un cuerpo dividido en dos áreas (más ancho en su mitad inferior, fino en la superior) con una serie de “gajos” curvados; el pico muestra una decoración arquitectónica sencilla y áreas lisas; el asa una curva con remates de volutas y una contracurva vegetal (dibujando ambas una especia de “S” invertida); la tapa sigue las líneas del cuerpo y se remata con una forma vegetal.
Las marcas de contraste de las piezas sitúan la fabricación de las mismas en Madrid (punzones de Villa y Corte con el número 68), aportando la fecha de 1768. El platero parece haber sido Juan de Safauri, del que sólo se sabe que trabajó hacia mediados del siglo XVIII en Madrid, prácticamente.
Con Felipe V llegaron a la platería numerosas influencias francesas, junto a algunas italianas, tanto de mano de artífices de estas procedencias como de piezas. Se continúa con un marcaje escaso en las obras salvo en los centros importantes, como Madrid, y las tipologías civiles adquirieron gran importancia. Como en el resto del país, en la Corte convivieron las tendencias barroca, rococó y neoclásica, aunque, al ser el centro que marcaba la pauta al resto, la primera se aparta pronto, introduce el Rococó antes de 1740 o en esa fecha, y el Neoclasicismo hacia 1770 (imponiéndose paulatinamente desde 1780). Las formas curvas de la bacía recuerdan a las denominadas “de contornos” y que fueron características de la platería Rococó del siglo XVIII y muy frecuentes, sobre todo, en platos y bandejas. No obstante, especialmente en el caso del jarro, es posible hablar de una cierta relación con modelos Neoclásicos. En cuanto a la jarra, ésta sigue el prototipo más común desde la llegada de los Borbones, caracterizado por su influencia europea y por la gran diferencia que muestra con el tipo conocido como “jarro de pico”.
Compárese este juego con la vinajera de Francisco García (inventario 03487) del Museo Cerralbo de Madrid o con el ejemplar de Medina-Sidonia (código 59906, Catálogo del Patrimonio Mueble de Andalucía), o con ejemplares del Museo Nacional de Artes Decorativas, piezas conservadas en Museos y Tesoros de Diócesis españolas, etc.Peso: 1100 gramos (bacía); 1082 gramos (jarra).

· Medidas: Jarra 20x10x27 cms. Bacía: 39,5x32x10 cms.

Artículo vendido


Para consultar los precios solicite su registro aquí.

Si ya está registrado acceda a su cuenta aquí.


Artículos relacionados